Buscar
  • Educación en Movimiento

Cómo lograr una oficina libre de estrés en 2020.


¿Alguna vez te ha gritado o ignorado un miembro de tu equipo? ¿Notas que hay problemas constantes por el rechazo de ideas entre compañeros? ¿Consideras que el mal humor reina en los pasillos de tu empresa? No eres tú, es la amígdala.


Todos los seres humanos tenemos una región del sistema límbico que se llama amígdala. Cuando perdemos el control en la oficina es porque está muy estimulada y, en automático, apaga la razón, menciona Lizi Rodríguez, psicóloga y coach personal.


De acuerdo con la especialista, la vida laboral es el reflejo de lo que proyecta cada persona que forma parte de una compañía. Por eso, para este 2020, recomienda a las empresas incorporar sesiones de mindfulness a su programa de beneficios. Así, ayudan a que los colaboradores sean emocionalmente inteligentes y a que no se pongan en riesgo las relaciones de trabajo o, incluso, su paz mental.


Mindfulness es una técnica de relajación y entrenamiento mental que permite a las personas mantenerse enfocadas y centradas en el ahora, a pesar de las circunstancias externas. Ayuda a identificar las emociones en el momento que surgen, cambia la calidad de la percepción, agudiza la mente, aumenta la capacidad de atención y enfoque.


“Una persona tiene entre 60,000 y 80,000 pensamientos al día, de los cuales 70% son repetitivos; ya sea el trabajo que no le dio tiempo terminar, la plática con el compañero, el pago de la quincena, la junta de la mañana. Cuando un colaborador empieza a estar consciente (mindful) del momento presente, cambia la estructura y función de su cerebro”, comenta Rodríguez.


En México, 75% de los trabajadores sufre de estrés laboral, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre los beneficios de practicar mindfulness se encuentra la reducción de estrés laboral, la relajación en el lugar de trabajo, la adopción de una postura adecuada para descansar estando frente a una computadora, la mejoría de la concentración, y la disminución de la tensión.


“Hemos observado que cuando los empleados están distraídos desaprovechan 25% de su jornada laboral. Las técnicas de relajación reducen la tensión y el estrés laboral entre un 75 y 80%. Además, favorecen la concentración de los colaboradores”, indica Roberto Ventura, socio director de la empresa de reclutamiento NEOS RH Consultores.


Existen diferentes herramientas para bajar los niveles de estrés en un centro de trabajo: sonoterapia con cuencos tibetanos, respiración consciente, meditación guiada, musicoterapia con flautas y arpas pitagóricas, yoga restaurativa, higiene postural, sesiones de bodymind o movimiento corporal.


En países como Holanda, este tipo de prácticas son muy comunes, pero en México están cobrando mayor relevancia, sobre todo con la entrada en vigor de la NOM 035, que obliga a las empresas a identificar los factores de riesgo psicosocial que pueden desencadenar estrés laboral y trastornos de ansiedad o sueño.


Este año, Fox Networks incorporó sesiones de mindfulness a su programa de bienestar. Con tapetes, cintas, cojines y bloques, habilitó una sala de juntas para que los colaboradores pudieran tomar clases semanales. Pero la ventaja, dice Gina Rodríguez Madrid, CEO de Atha Bienestar, una empresa dedicada al mantenimiento del equilibrio personal, es que los trabajadores pueden realizar los ejercicios de mindfulness en su mismo lugar de trabajo y sin importar el tipo de vestimenta.


“Al principio, tanto directivos como colaboradores estaban un poco reacios. Pensaban que este tipo de actividades era un gasto innecesario y una pérdida de tiempo. Cuando vieron que disminuyó el ausentismo, que las personas ya no se salían a fumar a cada rato y que el ambiente laboral mejoró considerablemente comprobaron que esta técnica sí puede ayudar mucho a las organizaciones”, dice Rodríguez.


En sus 22 años de experiencia, la especialista ha visto que las compañías transnacionales están más abiertas a implementar estas prácticas en el país. “Erróneamente, se cree que estos programas son costosos y que sólo las grandes empresas lo pueden pagar. En realidad, son trajes a la medida y, sin importar el tamaño de la compañía, todas pueden acceder a ellos, no sólo para integrar a su gente, sino para construir relaciones laborales más sanas”, concluye.

2 vistas
whatsapp-EVOGRAF.png
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

©2019 Todos los derechos reservados por Liderazgo Educativo LEA A.C.